• Trabaja con Nosotros

    • Contáctanos

    LOS SIGNOS DEL TRASTORNO AFECTIVO ESTACIONAL

    Por Joan A. Mackell, PhD - Este artículo fue publicado originalmente en Get Healthy Stay Healthy.
    Este artículo fue publicado originalmente en Get Healthy Stay Healthy.
    Los meses de frío y menos horas de luz pueden dejar a cualquiera sintiéndose con menos energía. Pero si usted habitualmente sufre de depresión en el otoño e invierno, puede tener un tipo de depresión que sigue un patrón estacional. El trastorno afectivo estacional (SAD, por su nombre en inglés) es muy real y puede afectar profundamente su vida profesional y personal. Esto es lo que necesita saber sobre esta afección potencialmente grave.

    ¿Qué causa el trastorno afectivo estacional (SAD)?

    Se están llevando a cabo investigaciones, pero los científicos creen que el SAD se relaciona con varios factores y causas, incluyendo:
    Reducción de la sensibilidad a la luz
    Problemas con el reloj biológico de una persona (ritmo circadiano)
    Disminución de los niveles de serotonina, una sustancia química cerebral que afecta el estado de ánimo

    ¿Sufro de SAD?

    El SAD puede ser difícil de diagnosticar. Muchos de sus síntomas son similares a los de otros problemas emocionales y de salud mental. Por lo general, los síntomas que se repiten por lo menos durante dos inviernos consecutivos, sin ninguna otra explicación, sugieren un SAD.

    Si cree que puede tener un SAD, compruebe estos síntomas cuando comience a cambiar la estación:
    Cambio en el apetito, especialmente antojos de alimentos dulces o con almidón.
    Aumento de peso
    Disminución de la energía
    Fatiga
    Tendencia a dormir en exceso
    Dificultad para concentrarse
    Irritabilidad
    Evita las situaciones sociales
    Sentimientos de ansiedad y desesperación

    ¿Estoy en riesgo de presentar un SAD?

    Dependiendo del lugar del mundo en el que viva, el SAD puede afectar aproximadamente al 10% de la población general y algunas personas corren más riesgo que otras:
    Edad: El SAD puede afectar a algunos niños y adolescentes, pero tiende a comenzar en personas mayores de 18 años.
    Sexo: La enfermedad es más común en las mujeres que en los hombres.
    Geografía: Las personas que viven en países del norte, donde los días de invierno son más cortos, también presentan un mayor riesgo
    La buena noticia es que hay medidas que puede tomar para mejorar las cosas.

    ¿Cómo puedo enfrentar el SAD?

    El SAD puede afectar seriamente su vida personal y profesional. Si está pensando en hacerse daño a sí mismo o a otros, busque ayuda profesional inmediatamente. También existen algunas cosas que puede hacer por usted mismo para controlar el SAD:
    Pasar más tiempo al aire libre durante las horas del día. Por ejemplo, caminar a la tienda de comestibles o despejar el acceso de la entrada del auto.
    Rediseñar el interior de su casa. Mantener las cortinas abiertas durante el día. Añadir lámparas y reorganizar los muebles para que pueda sentarse cerca de una ventana tanto como sea posible. Además, podar las ramas de los árboles que bloquean la luz
    Haga que el ejercicio al aire libre sea parte de su vida diaria. Pasear al perro en el parque o dar la vuelta a la manzana a la hora de comer. Si prefiere hacer ejercicio en el interior, colóquese cerca de una ventana para una máxima exposición a la luz solar.
    Tomar vacaciones de invierno en un lugar soleado. Esto puede aliviar temporalmente los síntomas del SAD.
    Resistir los antojos de carbohidratos que vienen con el SAD siguiendo una dieta saludable

    También puede conversar con su médico acerca de:
    Luminoterapia: Este tratamiento consiste en sentarse junto a una caja especial de luz fluorescente durante varios minutos al día.
    Otros tratamientos, como recomendaciones, terapia, medicamentos o cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a aliviar los síntomas.
     
     
    1. American Psychiatric Association. Mood disorder not otherwise specified. In: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders.4th ed. Arlington, VA; 2000: 410-427.
    2. Thase ME. Major depressive disorder. In: Comprehensive Handbook of Personality and Psychopathology: Adult Psychopathology. Hoboken, NJ: John Wiley & Sons, Inc.; 2006: 207-230.
    3. Kurlansik SL and Ibay AD. Seasonal affective disorder. Am Fam Physician. 2012 Dec 1; 86(11): 1037-1041. doi: 10.1155/2012/628434
    4. Mondimore FM. Variations of the mood disorders. Depression, the Mood Disease. 3rd ed. Baltimore, MD: The Johns Hopkins University Press; 2006: 127-131.
    5. U.S. National Library of Medicine. Seasonal affective disorder. Accessed February 12, 2013.
    6. American Psychiatric Association. Let’s talk facts about seasonal-affective disorder. Accessed February 12, 2013.
    7. Lurie SJ, Gawinski B, Pierce D, Rousseau SJ. Seasonal affective disorder. Am Fam Physician. 2006 Nov 1; 74 (9): 1521-24. https://www.aafp.org/afp/2006/1101/p1521.html.
     
    https://www.pfizer.com/news/featured_stories/featured_stories_detail
    /the_signs_of_seasonal_affective_disorder

    • ANTIINFECTIVOS

    • ARTRITIS PSORIÁSICA

    • ARTRITIS REUMATOIDE

    • COLITIS ULCEROSA

    • DERMATITIS ATÓPICA

    • ENFERMEDADES POCO FRECUENTES

    • ONCOLOGÍA

    • SALUD MENTAL

    • VACUNAS

    TU SALUD Antiinfectivos Artritis Reumatoide Artritis Psoriásica Colitis Ulcerosa Dermatitis Atópica Enfermedades Poco Frecuentes Oncología NUESTRA CIENCIA Covid-19 Estudios Clínicos Información Médica NUESTRO PROPÓSITO Acerca De Nosotros Nuestros Valores Nuestra Historia NUESTROS PACIENTES​​​​​ NUESTRAS NOTICIAS Archivos de notas de prensa Kits De Prensa Premios Y Reconocimientos Contactos de prensa