Skip directly to content

Medicina de precisión

En Pfizer estamos comprometidos con el desarrollo de la medicina personalizada, una forma de acercarse al desarrollo de medicamentos innovadores y que prometen tener resultados superiores, ya que permite que cada paciente reciba un tratamiento adecuado a sus características personales, considerando la genética propia y de la patología que lo afecta.

La medicina personalizada se refiere a adecuar el tratamiento médico a las características individuales de cada paciente, lo que implica clasificar a los individuos respecto a sub-poblaciones que difieren en cuanto a la naturaleza, origen o susceptibilidad respecto a una enfermedad en particular, o su respuesta a un tratamiento específico.

Las características personales de los pacientes, como su edad, género o factores ambientales, siempre han sido importantes para guiar las decisiones del tratamiento. Además, los marcadores genéticos son cada vez más importantes en la terapéutica moderna: la composición genética de los pacientes puede proporcionar información útil para la planificación del tratamiento. Por ejemplo, las intervenciones preventivas o terapéuticas pueden concentrarse en aquellos pacientes que tienen más probabilidades de beneficiarse de éstas, haciendo más eficiente el uso de los recursos de la salud.

La medicina personalizada o de precisión, es un acercamiento al desarrollo de terapias más seguras y efectivas, basadas en un conocimiento más profundo de los mecanismos de una enfermedad y las características particulares de cada paciente.

Al identificar el perfil genético de una enfermedad, por ejemplo, un tumor, ésta puede atacarse con mayor eficacia - con medicamentos que actúan sobre los procesos o alteraciones genéticas.

Los mayores avances en la medicina personalizada hasta el momento se han realizado en medicamentos contra el cáncer - por ejemplo, de mama, hematológico y en el cáncer de pulmón.

De esta manera, la medicina personalizada supone grandes beneficios para los pacientes y para sus médicos:

  •      Permite a los médicos prescribir el tratamiento correcto, desde una etapa temprana de la atención.
  •     Minimiza el riesgo de que el paciente reaccione de manera adversa al medicamento, o bien, de que éste último no surta efecto en su caso particular.
  •      Aumenta la efectividad y disminuye los riesgos, por lo que vuelve más fácil la adherencia al tratamiento.
  •      La medicina personalizada aumenta la eficiencia general de la asistencia sanitaria debido a que los perfiles moleculares de diagnóstico pueden descartar los tratamientos que no serán útiles para los pacientes, evitando ese costo, e identificando el tratamiento con mayores posibilidades de efectividad.